Contracturas musculares

¿Te suena el tener “nudos” en la espalda que al presionarlos son dolorosos? ¿Sabes que esos “nudos” sobre determinados músculos hacen que éstos no trabajen bien, a parte de provocar dolor? Estos nudos son lo que llamamos “contracturas musculares”, que dan mucho malestar, molestias, dolores y limitación de movimientos, pero ¿qué ocurre para que esto pase y porqué?

Empecemos por el principio

Para entender el mecanismo que hay detrás de una contractura, primero vamos a hablar un poco de los “sufidores y causantes” directos de nuestras contracturas, los músculos. Un músculo no es más es un tejido blando que se encuentra en la mayoría de los animales, se encargan de generar movimiento al contraerse o al relajarse. En el cuerpo humano (y en todos los vertebrados) los músculos están unidos al esqueleto por medio de los tendones, siendo así los responsables de la ejecución del movimiento corporal.

contractura2Los músculos tiene la propiedad de contraerse, esto es, de poder acortar su longitud como efecto de la estimulación por parte de impulsos nerviosos provenientes del sistema nervioso, y también saben hacer otra cosa, que es relajarse, pero no se estiran ellos solitos, sino que aprovechan (en el caso de los músculos esqueléticos, los que usamos para movernos) la gravedad o un músculo antagónico, para estirarse de nuevo… voy a poner un ejemplo para que se entienda mejor, si queremos acercar la mano al hombro, nuestro cerebro envía una órden al músculo “biceps braquial” para que éste se contraiga (entre muchos otros, pero para simplificarlo, vamos a fijarnos sólo en este). Al hacer esto el músculo biceps se contrae y por tanto “tira” del antebrazo hacia arriba para acercarlo al hombro…, ahora imagenimos que lo que queremos es estirar el brazo de nuevo, en este caso, nuestro cerebro enviará una orden a nuestro triceps para que se contraiga y por otro lado enviará otra orden a nuestro bíceps para que se relaje, y debido a esto, el triceps tira de nuestro antebrazo hacia abajo, mientras el bíceps al relajarse, permite este movimiento… así a grandes rasgos, esto parece sencillo ¿no?

Ahova voy a poner otro ejemplo, imagínate que vas al colmado de la esquina a buscar dos paquetes con 6 botellas de agua cada uno, vamos allí, lo compramos y cogemos uno con cada mano y volvemos a casa, y cuando estamos abajo, nos damos cuenta que el ascensor no funciona con lo que hemos de subir andando hasta casa, después de acarrear durante mucho rato un gran peso en nuestros manos (cerradas con fuerza para que el paquete no se caiga) al llegar a casa e intentar abrir las manos, para nuestra sorpresa parece que éstas no quieren abrirse, y nos hemos de ayudar con otra parte del cuerpo para hacerlo y todo y así, duele… eso, es una contractura muscular, pequeña y de solución fácil, pero no deja de ser una contractura muscular.

Qué es una contractura?

La definición que encontramos en la enciclopedia médica para el término “contractura muscular” es la siguiente:

La contractura muscular consiste en la contracción persistente e involuntaria de un músculo o grupo de ellos que puede hacer que estos se endurezcan o se abulten. Puede darse a causa de una insuficiente oxigenación de los músculos o por la pérdida de líquidos y sales minerales como consecuencia de un esfuerzo prolongado, movimientos bruscos o frío

Es decir, cuando este exceso de “contracción” en adelante “tono” persiste de manera constante (no desaparece conforme pasan los días), causa un aumento de tono del tejido, pero no sólo del muscular, sino también del tejido conectivo (tendones) y, lógicamente, acaba irritando los diferentes vasos y nervios que pasan por la zona, de ahí la presencia del dolor y la persistencia de la sintomatología.

Los vasos sanguíneos al ver disminuida su capacidad de transporte sanguíneo, no consiguen llevar suficientes nutrientes y oxígeno a los tejidos implicados, generándose el dolor de tipo isquémico (por falta de oxigenación). Pero, no debemos olvidar que los vasos están siempre acompañados por nervios, de ahí que el dolor muchas veces no se manifieste sólo en la zona afectada, sino también a distancia, de ahí los famosos puntos gatillo o trigger points, y zonas de dolor referido, entrando en un círculo vicioso, que se inicia con una pequeña contractura que hace que no haya una buena nutrición del músculo circundante y este llega un punto en que también se contractura, de manera que una pequeña contractura puede ampliarse y perpetuarse al no llegar suficiente oxigenación ni nutrición.

Y siguiendo un poco esta línea vamos a ir un poco más allá y teniendo en cuenta que hay muchos músculos en los cuales no pensamos, como por ejemplo las paredes del estómago o del intestino también presentan fibras musculares y puede sufrir por exceso de tono (a quién no se le ha cerrado el estómago tras una noticia traumática). De ahí, que volviendo al principio de este artículo, la contractura no es siempre consecuencia de una mala función mecánica.

Qué puede provocar una contractura?

Podríamos distinguir diferentes causas, entre ellas:

  • Live sex video
  • 2011 audi r8
  • Lesbian porography
  • Where can i get viagra
  • Kaanapali beach hotel
  • Weight loss tricks
  • Now dog food
  • Se producen por cansancio de la fibra muscular afectada, como consecuencia de mal entrenamiento o de alimentación defectuosa en los deportistas (falta de glucógeno en el músculo o de hidratación).
  • También por posturas repetitivas y forzadas; por ejemplo, sujetar el teléfono con la oreja y el hombro (contractura del músculo esternocleidomastoideo y músculo trapecio), estudiar con la cabeza muy agachada (contractura de los músculos paravertebrales dorsales y cervicales o llevar el bolso muy cargado en el mismo hombro).
  • Por estiramiento brusco de un grupo muscular (el músculo como defensa se contrae). 
  • Por golpes de tos o estornudo (contractura de la musculatura que rodea el omóplato y músculo trapecio). 
  • Por sobrecarga muscular continuada.
  • autonomoPor una alimentación incorrecta o unos hábitos de vida poco saludables, demasiadas harinas, lácteos o demasiados fritos, pueden llegar a provocar contracturas por la espalda, en medicina china tres dedos a cada lado del centro de la columna vertebral están lo que denominamos el primer canal del meridiano de vejiga, y en él están representados todos los órganos (hígado, bazo, intestino grueso, intestino delgado…) que suelen ser (sistema nervioso periférico) y que son capaces de recoger el estado del órgano en concreto y cuando éste está afectado, llega a contracturar esa zona concreta de la espalda.
  • Por frío sobre una zona en concreto (por ejemplo, las contracturas que provoca el chorro de aire acondicionado sobre una zona del cuerpo directa).
  • Para proteger una zona del cuerpo (el caso típico de una hernia discal, donde la musculatura paravertebral cercana a la hernia se contractura para evitar que el daño pueda ir a mayores, provocando pinzamiento del nervio y mayor dolor).
  • Incluso hay contracturas “emocionales”, sin ir mas lejos, el estrés sostenido durante mucho tiempo puede provocar contracturas en músculos de la espada (por ejemplo).

Síntomas más comunes

  • Un signo muy característico es el endurecimiento que se nota al tocar el área dolorosa (técnicamente decimos que hay una gelosis).
  • infraespinoso-puntos-gatilloDepende de la zona donde se encuentre la contractura pinzará algún nervio y provocará lo que llamamos un dolor irradiado, es decir, la contractura está en un punto, pero el dolor se nota en otra parte del cuerpo, es por eso que contracturas cervicales pueden provocar sensación de hormigueo en los dedos de la mano o incluso dolor desde el codo hasta la mano.
  • Puede haber un dolor localizado en el movimiento, que normalmente se alivia haciendo el movimiento contrario (caso típico de una tortícolis, que no podemos girar hacia un lado porque es muy doloroso pero girando hacia el lado contrario se alivia).
  • Puede llegar a sentirse una sensación de escozor interno.
  • Si la contractura lleva mucho tiempo, puede llegar a insensibilizarse la zona.

Cuál es el mejor tratamiento para un contractura muscular?

La respuesta es “depende”, porque al tener diferentes orígenes la contractura, el tratamiento empleado para ayudar a resolver cada una de ellas es diferente, intentaré explicar un poco cómo intento abordar cada una de ellas:

Por cansancio o sobrecarga muscular

Este caso es bastante frecuente, suele provocarse en personas que entrenan muy duro y con mucha intensidad, debido a que tienen una competición cercana o se están preparando para algún evento. También aficionados a algún deporte que se están excediendo en su entrenamiento. Hemos de pensar que no siempre un entreno intenso es igual para una persona que para otra, dependerá de la edad, la condición física y el día a día que tiene la persona. No es lo mismo salir a correr cada día unos 10 km a nivel de playa en una persona joven de 25 años que tiene un trabajo sedentario, que hacer el mismo entrenamiento a una persona de 50 años que trabaja en la obra todo el día, en el primer caso por la edad y la vida laboral sedentaria tiene una recuperación más rápida que la persona de 50 años con una vida laboral más movida. Este tipo de contracturas suelen ser de aparición brusca.

Por supuesto, se ha de recomendar a esta persona que baje el ritmo de entreno durante unos días (una semana al menos, y luego se vuelve a evaluar la evolución de la contractura) y que intente descansar un poco más, porque si esta conducta no se cambia, muy probablemente volverá a aparecer la contractura (en la misma zona o en otra zona). Recomendar también a la persona una tabla de estiramientos adecuados a la actividad (aquí recomendaría un libro de Bob Anderson “Estirándose”, es muy baratito, por unos 19 o 20 euros lo puedes encontrar y realmente es muy bueno, a mi parecer, uno de los mejores, otra opción es la web estiramientos.es donde hay infinidad de tablas de estiramientos, agrupadas por actividades, muy completa).

En este caso la manera en la que abordaría la terapia sería (una o varias de estas opciones):

  • Acupuntura. Esta técnica milenaria es beneficiosa especialmente en el alivio del dolor, tanto local (directamente sobre la contractura o rodenándola), como a distancia (puntos acupunturales que actúan sobre ese desequilibrio) y también porque tiene una marcada opción el la secreción de endorfinas (que tienen un efecto analgésico y de sensación de bienestar).
  • Electroacupuntura. Es una variante de la acupuntura tradicional, desarrollada sobre los años 50. En función de la persona y del estado, se usará una frecuencia baja o una alta.
  • Shiatsu / Tuina. A través del masaje sobre la contractura y sobre todo el cuerpo, se equilibra el desajuste que provoca una contractura en una parte del cuerpo, acutando también sobre la zona contracturada.
  • Ventosas. Escarificadas o secas, sobre la zona de la contractura, o incluso haciendo un masaje con las ventosas y aceite, para provocar una afluencia de sangre a la zona y así ayudando a disolver la contractura.
  • Moxibustión. Si al tocar la zona se nota que está fría, se puede aplicar también una caja de moxa sobre la zona, incluso usar la termotécnica para hacer masaje al mismo tiempo que aplicamos calor. También se podría usar aguja calentada sobre la zona de la contractura. Pero esto dependerá en última instancia de la constitución de la persona, una persona que por ejemplo tenga la piel muy seca, tal vez no será lo más adecuado emplear una fuente de calor muy cercana a ésta como la moxa.
  • Farmacopea china. Hay fórmulas específicas para calmar el dolor, pero más que esto se ha de averiguar el síndrome de medicina china que pueda tener la persona y aconsejar el uso de las fórmulas más adecuadas a cada persona, por ejemplo, en el caso de que se detecte un vacío de sangre, siempre se usaría una fórmula como Si Wu Tang, Ba Zheng Tang ó Liu Wei Di Huang Tang, pero si se detecta que debajo hay un estancamiento de hígado, tal vez sería más recomendable una fórmula como Xiao Yao Tang ó Jia Wei Xiao Yao Tang.
  • Sotai y Estiramientos. Intentando mediante ejercicios de sotai-ho bajar el dolor y aliviar la contractura, también se puede optar por hacer estiramientos de la zona afectada (una vez está caliente, no sería buena idea de estirar una zona que esté fría porque se podría provocar una rotura fibrilar).

Por posturas repetitivas y forzadas

El mantener mucho rato una misma postura provoca una compresión de algunos músculos, a veces durante largo tiempo, que los priva de oxígeno y nutrientes y eso acaba provocando una contractura, de aparición lenta (un día duele un poco, pero parece calmarse, al día siguiente duele un poco más y tarda más en calmarse y pasados unos días uno vive con un dolor casi permanente e incómodo que le va poco a poco restando movilidad).

Es lógico pensar que en estos casos lo ideal sería evitar ese tipo de posturas forzadas o repetitivas  o si no se puede, pues la menos variarlas (por ejemplo, si uno siempre tiene la costumbre de coger el teléfono con el hombro, obligarse a coger el teléfono con una mano, e ir alternando de oído cada vez que se coge el teléfono, o si uno es fontanero donde ha de apretar y aflojar muchas roscas, procurar emplear ambas manos para no cargar un mismo lado siempre). También haría una serie de estiramientos cada dos horitas de trabajo continuado y sino haciendo parones para descansar la vista y moverse un poco.

En este caso la manera en la que abordaría la terapia sería las mismas del caso anterior.

Por estiramiento brusco o por golpes (traumatismo directo, tos, estornudo…)

El músculo se somete a un estiramiento brusco y repentino (como por ejemplo ocurre en un latigazo cervical o un estornudo fuerte) o es golpeado bruscamente (en caso de un traumatismo, por ejemplo, un golpe en el estómago, podría contracturar la musculatura del estómago o incluso el diafragma, que es lo típico que ocurre cuando recibes un golpe fuerte y se te corta la respiración), y para protegerse a si mismo y a las estructuras adyacentes éste se contrae de forma brusca, pero como el cuerpo detecta que esa zona es dolorosa, mantiene la contracción durante un tiempo, para seguir protegiendo la zona, hasta que llega un punto, que debido a la falta de oxígeno y nutrientes acaba provocando la aparición de la contractura. Suelen ser de aparición brusca y son dolorosos (que la persona puede notar un dolor súbito y punzante en una zona).

En este caso la manera en la que abordaría la terapia sería las mismas el del primer caso.

Por una alimentación incorrecta o unos hábitos de vida poco saludables

Parece mentira que una dieta incorrecta pueda acabar provocando contracturas en cualquier parte del cuerpo, pero si lo miramos detenidamente, tiene su lógica. Para empezar, nosotros comemos para poder sacar de la comida, los nutrientes necesarios para alimentar todo nuestro cuerpo. Bien, ahora imagínate que nuestra dieta no es de lo más equilibrada ni sana (muchos azúcares, mucho lácteo, exceso de harinas blancas refinadas), que en lugar de nutrirnos nos “llena el estómago” (que son dos cosas completamente diferentes), con lo que nuestra sangre transporta son nutrientes de baja calidad que no “alimentan” bien nuestras células, a parte de elementos químicos que intoxican nuestro cuerpo, pensemos que la sangre se encarga de llevar nutrientes al cuerpo y de retirar las “basuras” que sueltan las células, si resulta que nuestra sangre ya lleva “basura” en forma de químicos y tóxicos a nuestras células, no puede retirar esa “basura” de la célula con lo cual, los resíduos se empieza a almacenar junto a la célula, y ese espacio que ocupan los tóxicos es un espacio que no ocupan los nutrientes y el oxígeno… te haces una idea de lo que pasa no?.

Además, parte de los alimentos que ingerimos (como exceso de fritos, alimentos muy procesados, harinas refinadas) provocarán diferentes problemas en nuestro organismo, como por ejemplo, el exceso de alcohol, los fritos y las comidas muy grasientas en el hígado, o las harinas blancas y refinadas y los lácteos en nuestros intestinos, y éstos al final se inflaman. Esta información (del dolor y la inflamación) la recogen los nervios viscerales y lo transmiten hacia la médula y de allí al cerebro, pero este tipo de información recogida por estos nervios, provocan una contractura a nivel de la inserción del nervio en la médula espinal (reflejo viscero-cutáneo, que son los encargados de la proyección sobre la piel de las sensaciones viscerales. La proyección de estas zonas cutáneas o zonas de Head corresponde a lo se conoce como dermatómeros inervados por los mismo segmentos medulares). Eso explica el porqué un fumador empedernido o una persona que padezca de asma crónico o incluso con tuberculosis, tendrá una contractura a la altura de la vértebra dorsal 3, que corresponde con el Shu de espalda del Pulmón, el punto Fei Shu o V13 o porqué alguien con hepatitis, que abusa de los fritos, las comidas grasas o el alcohol, tendrá una contractura casi permanente a la altura de la dorsal 9, que corresponde con el Shu de espalda de Hígado, el punto Gan Shu o V18).

Este tipo de contracturas son más orgánicas que traumática (o pueden venir a consecuencia de un mal gesto, pero que se afecta la zona que ya está sensibilizada o debilitada por esta dolencia de fondo). Aquí, a parte de las técnicas descritas en la primera clasificación se debería revisar tanto la alimentación como los hábitos de vida poco saludables (exceso de café y excitantes, tabaquismo, etc…).

Por frío

Por más paradójico que parezca, estas son las mas habituales en la época estival, si, has oído bien, te pongo un ejemplo para que lo entiendas, vas paseando por la calle un caluroso día de verano, donde hay una temperatura en la calle de 35 graditos, en el que cualquiera sudaría un poquito (no hace falta que nos caigan gotas de sudor por la espalda, basta con que la piel esté ligeramente húmeda), nos paramos delante de un escaparate que vemos unos zapatos muy chulos y entramos a la tienda a preguntar el precio y a probarlos, cuando entramos encontramos que hay un ambiente más fresquito en la tienda, debido al aire acondicionado, que puede ser una diferencia con respecto a la calle de 10 grados o más, el sudor sobre la piel se enfría al momento y el cuerpo, debido a ese cambio brusco de temperatura, se contrae, ya tenemos la contractura liada.

Ni contar ya el que te de la salida del aire acondicionado directamente sobre la piel (pensad que el aire acondicionado suele salir a una temperatura de 2 a 4 grados, directos sobre nuestra piel… mejor ni lo cuento no?).

Aquí las recomendaciones es evitar a toda costa ese cambio tan drástico de temperatura (si usamos aire acondicionado en la oficina o en casa, que haya una diferencia de 7 a 10 grados máximo con el exterior, a ver, es verano, es normal que haga calor, no tiene sentido que los pingüinos tengan que ir con bufanda por nuestra casa o nuestra oficina), protegernos sobre todo la zona cervical y procurar estar siempre con la piel y la ropa seca en zonas con aire acondicionado (y si no se puede cambiar uno de ropa porque, por ejemplo, estamos en un cine, pues se lleva uno una chaquetita con la que cubrirse).

En estos casos usaría también las técnicas descritas al principio, pero haciendo especial hincapié en las técnicas con calor (termotécnica, moxa, aguja calentada).

Para proteger una zona

Esta es más habitual de la que nos imaginamos, sobre todo en gente con algún tipo de herniación, imaginad una hernia discal o una protusión discal (típica es la L5-S2 o L4-L5), el cuerpo detecta que en esa zona hay daño y lo que hace es contraer todos los músculos de la zona afectada para soportar el peso del cuerpo y liberar presión sobre el disco dañado.

Aquí la idea sería varias cosas al mismo tiempo, por un lado el uso de cualquiera de las técnicas antes mencionadas, por otro una tabla de estiramientos diaria para descontracturar los músuclos y dar mas “espacio” sobre la zona lesionada y sería muy importante que la persona hiciese ejercicio regularmente para relajar la zona y reforzarla (los huesos son como las barras de hierro del encofrado, que ayudan a mantener la estructura, pero el que aguanta el peso son los músculos).

Contracturas “emocionales”

Esto se conoce también como síndrome de miositis tensional y no es mas que una somatización de una serie de padecimientos emocionales, para dejarlo más claro, pongamos un ejemplo, una persona triste por la causa que sea, su postura tiende a ser encorvada, normalmente los hombros se encogen, la espalda se curva hacia abajo, el pecho se contrae al igual que el abdomen, la cabeza se agacha también, los ojos miran hacia el suelo lo mismo que los labios, se disminuye la fuerza corporal, se entra en un estado de lasitud y debilidad. Esta postura mantenida durante mucho tiempo, acaba provocando desequilibros a nivel del cuerpo que éste trata de corregirlos trabajando con otros músculos que acaban por contracturarse.

Aquí, a parte de cualquiera de las técnicas empleadas en los otros casos, también intentaría recomendar a la persona algún tipo de apoyo emocional (psicólogo, terapia gestalt, bioenergética…), también se podría emplear el shiatsu o tuina emocional para intentar provocar una catarsis de la emoción que provoca todo este cambio corporal.

Sobre david

David Herrero ha escrito 19 artículos en este blog.

Profesor, terapeuta y socio fundador de Centre Prana. Graduado en Shiatsu (Shiatsu-shi) formado en la Escuela de Shiatsu de Barcelona Prana. Graduado en Medicina Tradicional China formado en CENAC. Coach Life por QuantumBCN. Asociado número 11190 de APTN-COFENAT. Asociado número 80070 de la SAC-AAE. Terapeuta que aporto soluciones eficaces y naturales a problemas de salud cotidianos. Editor del blog divulgativo sobre salud natural y medicina china http://www.david-herrero.com/blog

Tags:

Entradas relacionadas

Consejos para los atracones navideños
El dolor reumático
La harina refinada

19 Comentarios. Dejar nuevo

Silvia Terilli
20 marzo, 2014 3:45 pm

Gracias David por compartir tu don al comunicar tus conocimientos con tanta claridad además. Un saludo!!!

Responder

Gracias a tí por leerlo, aquí tendrás un artículo cada semana.

Un abrazo

Responder
maria luisa casares
17 junio, 2016 8:31 am

desgraciadamente tengo que sufrir en mi oficina los efectos del aire acondicionado a una temperatura excesivamente fria pero no depende de mi.Estoy castigada a sufrirlo.¿como puedo proteger la zona lumbar en la que padezco estenosis de canal? ¿es suficiente abtrigarla bien?

Responder

Hola Maria Luisa

Gracias por comentar y disculpa la tardanza en responder. Ciertamente los aires acondicionados de las oficinas son terribles para las contracturas, aquí sólo dispones de 2 o 3 opciones:
1) Negociar que la temperatura esté más baja,
2) apartarte todo lo que puedas de la salida directa del aire acondicionado, el estar justo bajo el chorro directo del aire que sale del acondicionador es malísimo, porque el aire no sale a la temperatura que se ha marcado el termostato (normalmente 25 a 23º…. aunque hay sitios que más bajo), sino que el aire sale entre 2 y 4º (si saliese más caliente, el acondicionador no funciona bien).
3) abrigar bien la zona, puedes tener una pequeña faja que te puedas poner cuando estás en la oficina, o incluso una bufanda ancha, que cuando llegues a la oficina te la errollas a la cintura (como las fajas que llevan los castellers o se puede ver en algún traje típico como el aragonés), para proteger la zona.
Saliendo de la oficina, te aconsejaría calor directo sobre la zona lumbar (lo ideal es moxa, en caso que no haya mejor esas bolsitas de lavanda o huesos de cereza que se calientan en el microondas).

Responder

Hola a mi me duele la parte del dorsal y al tocarme pero a lomejor gjro a un lado y me duele el dorsal y tmb me coge como por el seno pero luego me toco el seno y no me duele y por eso estoy asustada. Porfi si puedes contestarme mucho mejor. Gracias.

Responder

Hola Brenda

Eso que describes puede venir de diferentes cosas. Lo habitual, es que si hay una contractura en la musculatura paravertebral (los músculos que están tocando la espina dorsal), puede provocar un ligero pinzamiento de algún nervio espinal (que da sensibilidad a una zona de la espalda) y al moverte, ese dolor puede ser “errático” (cambia de lugar) e incluso se extiende a una zona del cuerpo (por ejemplo, en tu caso el seno), que cuando se toca no hay molestia, pero poco más te puedo decir sólo por la descripción.

Responder

Muchas gracias me has ayudado mucho.

Responder

Muy bien explicado y teniendo en cuenta una amplitud de causas o factores, y sobre todo atendiendo al cuerpo como un todo. Gracias y saludos.

Responder

Muchas gracias a tí Esther por tu comentario. Me alegra que te haya servido de utilidad.

Un saludo

Responder
Martha Lilia Farías
19 noviembre, 2016 5:09 am

Hola , gracias por la explicacion exacta de contractura , yo tengo como 8 años que me dan contracturas musculares por las emociones , de hecho voy a terapia grupal , pero es la primera vez que tengo un dor en el brazo izquierdo del hombro hacia el codo , y me duele , he pasado por perdidas desde el año de familia y estoy trabajando en eso, me siento asustada porque no puedo levantar el brazo , me toco y me duele y no se que hacer , me podria orientar sobre mi brazo , de hecho me dan punzadas y se extiende el dolor , le agradeceria su mensaje , muchas gracias

Responder

Hola Martha

Disculpa por la larga demora en la respuesta, he tenido un poco desatendido el blog, te cuento, a nivel emocional, todo tipo de emociones por pérdidas (sobre todo a nivel afectivo) nos crea unas reacciones de abandono (por la pérdida del ser querido) y de ira (el niño interior no acaba de entender ese abandono) que, como todo lo que hacemos a nivel emocional, lo acabamos “cargando a la espalda”. De resultas de esto nuestra espalda (escudo del cuerpo) se va tensando, y cuando éstos grandes músculos se tensan, acaban “aplastando” los discos intervertebrales (las almohadillas que hay entre las vértebras) y suelen ser candidatas a esto las cervicales, con lo que provoca compresiones de los nervios que dan sensibilidad a los brazos, de ahí el dolor o adormecimiento o incluso pérdida de fuerza del brazo, lo mas probable es que a tu brazo no le pase nada, el problema está mas (a nivel anatómico) en el cuello.

Qué te recomendaría: seguir con lo que estás haciendo, se le ha de dar espacio al duelo y una pérdida, por mas terrible que sea, sólo se puede tratar de aceptarla. Por otro lado te aconsejaría una terapia como el shiatsu o el tuina, pues hay muchos estudios (sobre todo con el shiatsu) que demuestran lo eficaz que es tanto para contracturas como para depresión o estados emocionales alterados, la combinación de ambas cosas te haría mucho bien.

Responder

Siento un estiramiento en la columna bastante intenso como si dos puntos se estiraran si me levnto siento peor que podria ser? Llevo dos semanas en cama.

Responder

Buenos días Maritza

Lo que me comentas es suficientemente inespecífico como para poder decir qué puede ser. Es en un punto localizado? Cuando estás en reposo aumenta? Con el movimiento se calma o aumenta? Haces algún tipo de trabajo que cargue la espalda?…. son muchas las preguntas que necesito hacer para poder hacer una evaluación de tu molestia.

Lamento no poder aportarte más información

Responder

Hola David,tengo lordosis cervical por un fuerte stress,ansiedad y mala postura en el ordenador,el resto de la espalda tambien ha comenzado a doler. He recibido 7 sesiones de fisoterapia aun sin resultados,cual seria el mejor tratamiento para solucionar este problema?,agradezco tu respuesta.

Responder

Hola Facundo

Gracias por escribir, a ver, si hay lordosis cervical, también la habrá lubmar y toda la espalda acaba sufriendo por ello (de ahí el dolor generalizado).

En teoría con 7 sesiones de fisioterapia debería haber mejoría, si no es así, o tal vez no están encontrando el origen del problema o es más profundo de lo que parece. Yo te puedo ofrecer sesiones de shiatsu + termotécnica + acupuntura y una serie de ejercicios para tratar de corregir esta excesiva curvatura.

Un saludo

Responder
Juan Carlos Cordero Monzón
25 abril, 2017 4:11 am

Gracias por tan importante información, pero tengo una gran duda, : ¿Que relación tiene el que aparezca las contracturas después de haber tomado bebidas alcohólicas por unas 4 ó 5 horas? le agradezco la respuesta.

Responder

Hola Juan Carlos

El que aparezcan contracturas en la espalda tras tomar bebidas alcohólicas responde a que el hígado debe estar saturado y esa información la recoge los nervios espinales (como puedes ver en la siguiente dirección donde se explican lo que son los dermatomas).

Cuando un órgano está saturado, esa información se transmite por los nervios espinales y en la inserción del nervio, puede aparecer una contractura, así en el caso del hígado, la contractura aparecerá cerca de las vértebras D8 a D10, en el corazón entre las vértebras D4 y D6 y en el pulmón sobre las vértebras D2 a D4.

Responder

Hola David ! Tengo 21 años llevo un año y medio con mareos y contracturas cervicales que suben hasta la nuca. Esto me ha provocado crisis de ansiedad y transtorno de pánico, porque en tanto tiempo nadie consiguió ponerle solución.. Las contracturas están por mala postura y por estrés (que ya no sufro) he probado punción seca 4 fisios diferentes, medicación, plantas, estiramientos a diario, en fin todo lo que se pueda imaginar. Ya no se que mas hacer. Gracias, un saludo !

Responder

Hola Alba

Las contracturas en la espalda pueden venir por muchas causas, algunas mecánicas, otras por stress y otras (muy frecuente) por lo que en medicina china le denominamos “vacío de sangre”, las primeras con estiramentos, sesiones de relajación incluso punción seca, se solucionarán, pero si hay un vacío de sangre, mientras esto no se solucione, la técnica que se aplique funcionará un par o tres de días, pero luego volverá a aparecer.

Responder

Responder a david Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

UA-44118973-1
A %d blogueros les gusta esto: